top

ORACIONES



ORACIÓN DE LOS NEGROS ANTIGUOS

Al Sagrado Principio del Todo invocamos, desde lo más íntimo de nuestra Conciencia, en señal de reverencia a la Verdad, al Amor y a la Virtud, con el propósito de cooperar junto a las Legiones de Negros Antiguos, Indios, hindús e Indígenas, para los servicios que son llamados a desempeñar en el Orden Doctrinario.

A Cristo apelamos, como Director Planetario y Señor de los Siete Escalones en que se distribuye la Humanidad Terrestre, compuesta de encarnados y desencarnados, deseando ofrecer colaboración eficiente, de carácter fraterno, en defensa de la Verdad y de la Justicia, contra aquellos que, contrariando los Sagrados Objetivos de la Vida, se entregan a los Hechos que contradicen la Ley de Dios.

Conscientes de la integridad de la Justicia Divina, afirmamos la más fiel e intensa observancia de los Mandamientos de la Ley, conforme el Divino Ejemplo del Verbo Ejemplar, para todos los efectos invocatorios. Encima de alternativas constituirá barrera contra el Mal, en cualquier sentido en que se presente, venga de donde venga, sea contra quién sea, con cuanto que, en defensa de la Verdad, del Bien y del Bueno.

Consecuentemente, que a los bondadosos Negros Antiguos les sea dado reflexionar, en sus trabajos, los sabios y santos designios de aquellos que, traduciendo la Divina Tutela del Cristo Planetario, así determinen las Altas Esferas de la Vida.

Que las legiones de indios, simples, espontáneas y valerosas, siempre maravillosamente ligadas a la naturaleza exuberante, puedan obrar bajo la dirección benévola y rigurosa de los Altos Mentores de la Vida Planetaria. Luchando por el Orden y por el Bien, por el progreso en el seno del Amor, que tengan de Dios las gracias debidas.

Que las numerosas legiones de hindús, profundamente ligadas a las más remotas Civilizaciones del Planeta, formando por lo tanto en las Altas Cortes de la Jerarquía Terrestre, sean concedidas por el Señor Planetario las debidas oportunidades, para que fuercen, sustenten e impongan la Suprema Autoridad. Que en esta hora cíclica, en que la Tierra transita de una para otra Era, las Mentes humanas puedan recibir los efluvios de la Pureza y de la Sabiduría, a fin de que sintamos Divinos Aperos de Cristo, en favor de los Santos Designios del Padre amantísimo, que es la divinización de todos los hijos.

Que las legiones de Indígenas, humildes y bondadosos, tan ligadas a los que peregrinan la encarnación, para efecto de expiaciones, misiones y pruebas, a todos puedan envolver, proteger y sustentar, desde que se esfuercen a bien de la Moral, del Amor, de la Revelación, de la Sabiduría y de la Virtud, pues que, fuera de esa Orden Doctrinaria, no hay Evangelio.



Home |  Divinismo |  Doctrina |  Oraciones |  Libros |  Downloads |  Videos |  Registro |  Contacto 

Copyright © 2000 / 2011 - Divinismo.org